La bici de Miguel

Es fantástico! -suspiró Miguel, tendido en la cama y contemplando su póster favorito-.

¡Qué bárbaro! ¡El rayo del espacio, la bici espacial! ¡Menudo aparato!

La bici de Miguel
La bici de Miguel

Cada noche, antes de dormirse, se quedaba largo rato mirándolo. Luego, soñaba con ella.

Una noche de verano, acababa de cerrar los ojos cuando de repente oyó un ruido extraño.

Se incorporó rápidamente y vio que el póster se agitaba violentamente. De pronto sonó como un silbido y la bici se desprendió de la pared y fue a caer al suelo.

Asombrado, Miguel la miró, boquiabierto, y se cayó de la cama. Allí mismo, en su cuarto, estaba la bici en tamaño natural… y la chica del póster en carne y hueso.

—¿Quién eres tú? —preguntó Miguel, hecho un lío.

—Me llamo Tina y soy una ciclista del espacio.

¡Vamos a dar una vuelta!

La bici de Miguel
La bici de Miguel

Muy sigilosamente, Miguel ayudó a Tina a transportar la bici escaleras abajo hasta el jardín. ‘¡Menuda sorpresa tendrían mamá y papá si me vieran ahora!”, pensó él.

Cuando salieron al jardín, iluminado por la Luna, Tina saltó sobre el rayo del espacio y salió disparada.

—¡Mírame, Miguel! ¡Qué divertido es pedalear en esta bicicleta espacial!

Miguel estaba impaciente por montar en ella y cuando Tina se bajó, saltó sobre el rayo del espacio y exclamó:

—No ha estado mal, ¡pero fíjate en mí!

Se disponía a partir cuando se detuvo en seco y añadió:

¡¡Pero si no tengo casco espacial!!

Tina señaló su cabeza y dijo:

—¡Pero si lo llevas puesto!

De vez en cuando el casco soltaba como un leve silbido.

—Es el oxígeno -dijo Tina.

La bici de Miguel
La bici de Miguel

Miguel llevaba también un reluciente traje espacial, con grandes bolsillos para las provisiones. Montó de un salto en la bici, listo para lanzarse a pedalear.

Primero avanzó vacilante en una dirección… luego en la otra. ¡Al fin lo consiguió!

Pero qué trabajoso era pedalear en aquella bici. —Ojalá tuviera motor.

—Vaya, si tiene cohetes propulsores…

—Has de apretar ese botón que hay en el manillar. ¡No, no lo toques! ¡NO!

Era demasiado tarde…

Al apretar Miguel el botón, se oyó un ruido sordo debajo del sillín y los cohetes se pusieron en marcha.

-¡Has de apretar el interruptor para desconectarlos!

—¿Dónde está?

Pero antes de que Tina pudiera responder, sonó una explosión y de la parte trasera de la bici se escapó una llamarada de color púrpura.

La bici de Miguel
La bici de Miguel

Miguel salió disparado a través del jardín en dirección al auto de su papá… iPang! La rueda delantera chocó con el guardabarros del auto. iCatacloc!, sonaron los cohetes, mientras la bici trepaba por la parte al auto de su papá posterior del auto. Pero no bajó por el otro lado y Tina se quedó observando impotente cómo Miguel, agarrándose con fuerza a la bici, se remontaba con ella hacia la oscuridad del cielo.

Tina vio alejarse la bici espacial con la que Miguel se perdía en la noche.

En un segundo, estuvo a cien metros. En dos segundos, había subido un kilómetro. Y un minuto más tarde seguía subiendo…

Al fin, Miguel encontró el interruptor y la bicicleta se detuvo. Miró hacia abajo por primera vez.

Colgada en la oscuridad divisó una pequeña bola verde y azul. “Qué color más raro para una pelota de tenis”, pensó.

La bici de Miguel
La bici de Miguel

Pero no era una pelota. ¡Era la Tierra! Se veían claramente Africa y la India. Cuando Miguel se dio cuenta de lo lejos que estaba de casa, se sintió muy solo y desamparado, y notó cómo el corazón le palpitaba. Tenía algo de miedo.

Al flotar se metió las manos en los bolsillos del traje espacial, pero lo único que encontró fue un envoltorio de una chocolatería de Venus: “Chocovenus”.

De pronto, le saludaron las luces de una nave espacial. Se sintió mucho mejor. Pero había algo que no marchaba bien. Lo notaba por momentos.

Al acercarse, Miguel vio a un hombre con traje espacial que le hacía señas.frenéticas, colgado de un tubo. Al parecer, estaba gritando, pero Miguel no oía nada.

La máquina se puso en marcha y Miguel se lanzó tras la caja, que se alejaba dando vueltas. La recogió y la metió en su bolsillo espacial y se dirigió a la nave.

Se detuvo junto al gran casco gris. Al subir, la tripulación lo aclamó con grandes vítores y aplausos. Era un héroe.

Buen trabajo, chico —dijo el capitán—.

Esa caja es muy importante. Es nuestra brújula espacial. Sin ella, nos habríamos perdido.

Trató de enjugarse la frente, pero aún llevaba el casco puesto.

—Te mereces una recompensa.

—Sólo quiero ir a casa —dijo Miguel.

La bici de Miguel
La bici de Miguel

Estoy muy cansado. Quiero ver a mis padres. Así pues, el capitán puso la nave en supermarcha rumbo a la Tierra, usando la brújula espacial.

La “pelota de tenis” que había visto Miguel se fue haciendo cada vez más grande, hasta que llegó a ocupar toda la ventana. Pronto Miguel comenzó a ver los campos que brillaban bajo la luz de la luna y el río que se curvaba en dirección a su casa.

— ¡Ahí es donde vivo! —gritó—. ¿Podéis dejarme bajar?

El capitán le prendió una medalla espacial en el traje y maniobró la nave hasta que estuvo suspendida sobre la casa de Miguel. —¡Ponte en la plataforma de lanzamiento!

Miguel recogió su casco y se dirigió al tubo, de pronto oyó un ruido extraño y sintio que caía. Miguel intentó agarrarse a algo, y cerró los ojos fuertemente…

Cuando volvió a abrirlos, estaba en su cama y el sol entraba a raudales por la ventana. Se frotó los párpados y miró el cartel de la pared..

La bici de Miguel
La bici de Miguel

— Ahí está la bici espacial… ¡Y Tina! Todo ha sido un sueño trepidante.

Pero no había mirado debajo de la cama, donde le aguardaban más sorpresas.

Cuentos para niños