Cómo obtuvo las rayas el tigre

OTRA VERSIÓN DE COMO OBTIENE LAS RAYAS EL TIGRE

Hace mucho tiempo, cuando los animales aún tenían el poder de la palabra, un gran tigre blanco, se acerco hasta el borde de la selva que estaba cerca de los campos de arroz. Vio a un hombre sentado bajo un árbol de plátanos comiendo su almuerzo. No lejos de allí había un búfalo que también estaba tomando un descanso de su trabajo de arar los campos. La gran bestia agitaba su cola para ahuyentar a las moscas.

El tigre se arrastró sobre su vientre, con sus poderosos brazos a través de la hierba, y cuando estaba justo detrás del búfalo, susurró, “No tengas miedo. Yo no vengo para atacarte, sino para buscar tu consejo. Quiero que me respondas a una pregunta- porque tengo mucha curiosidad. He estado observando el hombrecillo insignificante que es tu amo. Él no tiene fuerza, ni un agudo sentido del olfato. Sus manos no son fuertes y sus dientes no están afilados, sin embargo, te ordena y hace que trabajes para él. Usted, por el contrario, es una hermosa bestia con una fuerza enorme. Usted pesa veinte veces más que el, y es mucho más alto, y yme consta que puedes luchar con todas las bestias de la selva. He oído que la fuente del poder del hombre es algo que se llama sabiduría. Así que dime, oh búfalo, ¿qué es la sabiduría? ¿De dónde viene, de donde la ha conseguido el hombre? ”

El búfalo siguió comiendo hierba durante un rato, y finalmente respondió, “lo siento, no tengo ni idea. ¿Por qué no se lo preguntas? ”

Las rayas del tigreEl tigre vio que no iba a obtener una respuesta sensata de aquel búfalo, así que se presente frente al hombre de un gran salto, y mientras permanecía de pie frente ale agricultor , este temblaba, entonces le dijo, “No me tengas miedo hombrecillo, porque yo no he venido a comerte. Estoy aquí en busca de la sabiduría. Por favor contesteme a esta pregunta, ¿Qué es esa cosas a la que los hombres llaman la sabiduría? ¿Cómo es?¿ De donde viene eso? ¿Podría compartirla conmigo? ”

El hombre se limpió con miedo el sudor de la frente y dijo con tanta calma como pudo, “La sabiduría es un tesoro. ¿Quieres que te de un poco, de ese tesoro? ”

“Lo que uste decida, yo estaría encantado”, dijo el Tigre, “Pero ¿me oyes ese sonido? Es mi estómago ruidoso. No he dormido ni comido en tres días, por que quería conocer la respuesta a la pregunta, pero ahora estoy empezando a sentir que debería comer algo. ”

Y el hombre de hecho podía oír el sonido de su estómago. Él respondió al tigre: “Bueno, por supuesto, con mucho gusto compartire mi sabiduría contigo. Pero por casualidad me la he dejado hoy en casa, y tengo que ir a buscarla para ti. Si vienes conmigo, me temo que los aldeanos tendrán miedo. ¿Puedes esperarme aquí un rato? ”

El tigre caminó alrededor del hombre antes de dar su respuesta, “Voy a esperar, pero asegúrate que vuelves, o si no, voy a visitar tu campo todos los días hasta que vuelvas, y la próxima vez podría ser que tuviera más hambre que curiosidad”

El hombre comenzó a caminar hacia el pueblo, pero había andado solo unos pasos, y se dió la vuelta y dijo: “Por favor, perdóname. Me preocupa la idea de dejar a un tigre hambriento aquí con mis animales. ¿Me dejas que te ate a este árbol mientras voy a buscar la sabiduría? De esa manera no estaré preocupado”.

El tigre tenía miedo de que el hombre cambiara de opinión acerca de compartir su sabiduría. Pensó en el gran poder que la sabiduría le daría – con su fuerza, y con sólo un poco de la sabiduría del hombre, él gobernaría a todas las criaturas de la tierra, el mar o el cielo. Quería tanto ese tesoro, que accedió a que el hombre lo atara con una cuerda al tronco del árbol de plátano.

Un poco más tarde, el hombre volvió al campo con sus tres hijos. Cada uno llevaba costales de paja seca.

“He cumplido mi parte del trato. Te he traído la sabiduría “, dijo el hombre, y él y sus hijos pusieron la paja en el suelo bajo el tigre. Entonces el hombre le prendió fuego a la misma. Llamas anaranjadas brillaron y quemaron al tigre. El tigre rugió de dolor, hasta que por fin el fuego quemó las cuerdas y pudo escapar, y se tiró al rio para resfrescar su piel chamuscada por el fuego.

Con el tiempo las heridas del tigre sanaron, pero para siempre su piel llevo las rayas anaranjadas que lo quemaron, y las marcas negras donde las cuerdas se habían quemado.

Y aprendió la lección de no acercarse nunca a los humanos.

Cuentos para niños