Los gorros colorados

Había una vez un hombre que tenía cincuenta gorros colorados. Su mujer los puso en una bolsa y lo despidió para que fuera a venderlos en la feria.

Anduvo por un camino polvoriento hasta llegar a un bosque. Se sentía tan fresco debajo de los árboles que el hombre tiró la bolsa al suelo y se sentó a descansar. Entonces le entró sueño; sacó uno de los gorros de la bolsa, se lo puso, se apoyó en un árbol y se quedó dormido.

Los gorros colorados
Los gorros colorados

Pero el hombre ignoraba que en el bosque vivía una cuadrilla de monos. Después de un rato, un mono viejo se bajó de un árbol y se acercó al hombre dormido.

Con mucho cuidado, fue tirando de un gorro hasta sacarlo de la bolsa y se lo puso en la cabeza. Luego volvió a trepar al árbol y se sentó en una rama, riéndose. Ya sabéis que a los monos les gusta imitar a las personas.

Al ver lo que había hecho el mono viejo, un monito bajó saltando del árbol. Se acercó con mucho sigilo al hombre, tomó un gorro y regresó al árbol. Lo mismo hicieron otros compañeros del monito con una rapidez increíble. Así que pronto hubo cuarenta y nueve monos subidos a los árboles, parloteando y riéndose. ¡Y todos se habían puesto el gorro colorado en la cabeza! Los monos hacían tanto ruido que el hombre se despertó y vio que la bolsa estaba vacía.

-¿Y ahora qué voy a hacer? -gritó-. ¿Qué le diré a mi mujer cuando llegue a casa sin dinero… y sin los gorros?

Estaba tan enfadado por haberse dormido que se arrancó el gorro y lo tiró al suelo, enfurecido.

Los cuarenta y nueve monos que estaban sentados en los árboles vieron lo que había hecho. Así que, todos a la vez, también se quitaron los gorros y los tiraron al suelo.

Los gorros colorados
Los gorros colorados

El hombre no podía creer lo que veía. Pero estaba muy contento de la suerte que había tenido. Recogió los cincuenta gorros, los volvió a poner en la bolsa y, echándosela al hombro, se marchó a venderlos en la feria.

Cuentos para niños