Menu
Facebook
Categories Menu

Posted by on May 13, 2015 in Cuentos |

Osito Wolstencroft

Osito Wolstencroft

Hace mucho tiempo nació un  hermoso y gran oso que se sentaba en un estante en un tienda de juguetes a la espera de que alguien lo compre y le de un hogar.

Su nombre era Wolstencroft. Y no era un oso ordinaria.

Su piel era de un precioso tono gris claro, y tenía de color miel las orejas, la nariz y los pies. Sus ojos eran cálidos y amables y tenía una mirada maravillosamente sabia en su rostro.

Wolstencroft parecía muy inteligente, llevaba un chaleco de tela escocesa marrón con una corbata de lazo dorado en su cuello.

Junto a su corbata llevaba una etiqueta con su nombre escrito en letras en negrita: Wolstencroft .

Osito Wolstencroft

Osito Wolstencroft

Había llegado a la tienda justo antes de Navidad, cuando se había montado un gran árbol precioso en la ventana, decorado con luces de colores, y metros y metros de oropel espumoso habían cubierto todo, y música de fiesta había estado sonando todo el tiempo.Wolstencroft era especialmente aficionado a los cascabeles. Le gustaba como brilaban y su tintinear. Siempre lo hacía sentir feliz.

 

En ese momento no quedaban otros osos para hacerle compañía. De hecho, había habido tantos osos de peluche juntos en aquella estantería que apenas había tenido espacio para moverse.

Pero, uno por uno, todos se habían ido. Alegremente decian adiós, ya que fueron llevados a sus nuevos hogares. Hasta que finalmente, él era el único oso de peluche que quedaba  en toda la tienda.

Tenía la esperanza de que Santa Claus se lo llevaría el día de Navidad, y lo llevaría a un buen hogar. Pero no lo había hecho. Papá Noel había estado demasiado ocupado ese año, habia entregado mas de regalos de lo habitual.

Wolstencroft sentía triste y solo. Él anhelaba tener un niño que lo llevara a casa y lo quisiera y jugara con él. Pero, sobre todo, para abrazarlo. Porque ningún abrazo es demasiado grande para un oso de peluche.

Él estaba tratando de no llorar porque sabía que las lágrimas hincharían sus ojos y los pondrían rojos y tendría aún menos posibilidades de encontrar un hogar.

Pero ¿por qué alguien no lo llevaba a casa?

¿Por qué, se preguntó, él era mucho más hermoso que otros osos que habían encontrado un hogar?

Osito Wolstencroft

Osito Wolstencroft

Entonces, un día, poco antes de la Pascua, tres conejos fueron colocados en la estantería al lado de él.

Todos tenían las orejas muy grandes y los pies y las piernas largas. Los tres vestían suéteres de lana.

Rita Conejo llevaba un suéter de color rosa. Roger Rabbit uno verde. Y Ronnie llevaba uno azul.

Roger y Ronnie eran gemelos, y Rita es su hermana.

“Eres un oso guapo,” dijo Rita Wolstencroft después de la tienda había cerrado por la noche. “Estoy sorprendida de que nadie te haya comprado y llevado a su casa.”

“Yo también”, respondió Wolstencroft y, a pesar de que trató de no hacerlo, una lágrima rodó por su mejilla peluda.

Ronnie y Roger habían saltado de la estantería y juegaban con una etiqueta hacia arriba y abajo por los pasillos.

Osito Wolstencroft

Osito Wolstencroft

“Ten cuidado y no golpees nada más, les dijo Rita.

Rita miró de cerca Wolstencroft desde todos los ángulos. Ella lo miro desde todos los lados. Luego se sentó y se quedó absorta en sus pensamientos durante un tiempo muy largo.

“Bueno”, le preguntó, incapaz de soportar el suspense más tiempo. “¿Qué crees que es lo que me pasa? ¿Por qué nadie me quiere comprar?”

“Debe ser tu nombre”, respondió Rita.

“Mi nombre!” exclamó Wolstencroft. “¿Por qué, qué pasa con mi nombre?”

“Oh, no hay nada malo con tu nombre”, respondió Rita. “Wolstencroft es un nombre maravilloso, pero es demasiado largo para algunas personas . No todo el mundo puede pronunciarlo correctamente.”

Hasta ahora Wolstencroft siempre había sido capaz de decir su nombre correctamente. Pero era su propio nombre y todo el mundo puede decir su nombre. El no  podía decir su nombre cuando era un bebé pequeño. Pero después de que había empezado a ir a la escuela lo sabía decir muy bien.

“Wolstencroft,” el profesor diría en voz alta. “¿Vas a recitar el alfabeto para nosotros hoy?”

Y él nombraba todas las letras de la A a la Z. Él era un oso muy inteligente.

Osito Wolstencroft

Osito Wolstencroft

El domingo de Pascua, muy temprano justo después abri la tienda, una mamá y un papá compraron a Roger y Ronnie para sus hijos gemelos.

“Ellos estarán bien”, dijo Rita. Ella estaba feliz de que sus hermanos habían encontrado un buen hogar, pero se sentía triste, también, porque estaba empezando a echarlos de menos.

En la parte delantera de la tienda habían colocado una estantería con huevos de chocolate. Y como ya no era domingo de Pascua, los habían bajado a mitad de precio.

Después de que cerraron la tienda, Wolstencroft recogió el huevo más bonito que pudo encontrar y se lo dio a Rita, para animarla.

Compartieron el huevo, chupando el chocolate cremoso y dulce y asegurándose de que no manchara su ropa.

Entonces comenzaron a hablar sobre el nuevo nombre para Wolstencroft.

“No me gustaría cambiarlo,” Wolstencroft declaró. “Quiero decir que soy yo. Lo he tenido toda mi vida.

“Pero si te impide conseguir un hogar”, Rita insistió. “Es posible que tengas que hacerlo.”

Andó hacia el departamento de libros y regresó con un libro que se llamaba ¿Qué nombre poner a un bebé .

Osito Wolstencroft

Osito Wolstencroft

Entonces ella comenzó a leer los nombres que ella pensaba que podría adaptarse Wolstencroft.

“¿Te gusta Adrian?” sugirió. “Es un nombre precioso, muy digno.”

Pero Wolstencroft negó con la cabeza.

“Bueno, ¿qué piensas de Bernard? En realidad significa valiente como un oso.”

Pero Wolstencroft no estaba impresionado.

Así Rita comenzó a pasar las páginas del libro, leía un nombre para cada letra del alfabeto a partir de C.

 

“Clive, David, Edwin, Francis, Graham, Howard, Ivan, Jeremy Keith, Leonard, Miles, Nathan, Oliver, Percy, Quentin, Rodney, Selwyn, Timothy, Ulises, Vincent, Winston.”

Y aquí se detuvo porque los nombres que comienzan con X, Y y Z: Xavier, Yves y Zachary, eran demasiado difíciles de pronunciar. No había ningún sentido en tomar un nombre que fuera aún más difícil de decir que el que ya tenía.

Pero a Wolstencroft no le gustaba ninguno de los nombres que ella sugirió.

“Todos son nombres bonitos”, dijo, haciendo estallar un pedazo de chocolate en la boca y luego secándose la boca con una servilleta. “Pero, simplemente no son el mio.”

Rita se quedó perdido en sus pensamientos durante largo tiempo, tocando su mejilla con el dedo. Y no fue hasta que el reloj grande detrás del mostrador de la tienda dio las diez que por fin habló.

 

Osito Wolstencroft

Osito Wolstencroft

“Creo que tengo la respuesta”, dijo. “Tu puedes tener un nombre quesea fácil de decir y mantener tu nombre al mismo tiempo.”

Wolstencroft parecía perplejo. “Eso no tiene sentido”, respondió.

“Oh, pero sí,” Rita insistió. “Tu solo  tienes que acortar el nombre que tienes.”

Wolstencroft comenzó a parecer interesado. “¿Quieres decir que mantendría Wolstencroft, y tendría uno más corto, más fácil de pronunciar”

“Eso es “, exclamó con entusiasmo. “Tu tienes un nombre largo de tal manera que hay varias opciones.” Y ella comenzó a contar con los dedos-.

“Woolly, Wolsten, Sten o Croft. ¿Cuál te gusta más?”

Wolstencroft pensó con mucho cuidado, dándole vueltas a cada nombre en su mente.

“Me gusta Croft”, decidió al fin. Es muy bonito.

Rita parecía decepcionada. “Me gusta Woolly mejor”, dijo. “Es tan tierno y amable. ¿Y tu eres suave y blandito”

Wolstencroft estaba en duda.

“Tu aún te llamarías Wolstencroft,” Rita le recordó. “Y ese es un nombre muy digno por cierto. Woolly sería un buen contraste.”

Hablaron hasta bien entrada la noche, ya que era una decisión muy importante. Hay muy pocas cosas tan importantes como el propio nombre.

 

Pero al final, justo antes del amanecer, Rita le había convencido de que Woolly era la mejor opción.

“Tienes razón,” dijo Wolstencroft mientras cerraba los ojos y se dispuso a dormir. “Es agradable.”

Y así fue como Wolstencroft se hizo llamar Woolly para abreviar.

“Apuesto a que alguien va a llegar y te comprará mañana”, ella fue a buscar un rotulador negro del departamento de papelería y debajo Wolstencroft , escribió Woolly.

Osito Wolstencroft

Osito Wolstencroft

Pero Rita estaba equivocada. Fue ella, y no Wolstencroft, que fue a una nueva casa al día siguiente.

Nadie compró Wolstencroft ese día. O al día siguiente. Ni ningún día después de ese.

De hecho, a lo largo de todo ese año, que fué muy largo para Wolstencroft, nadie se lo llevó a casa para amarlo y  abrazarlo. Y quería tanto ser abrazado que a veces pensaba que no podía soportarlo más. Porque, por supuesto, ningún abrazo es demasiado grande para un oso de peluche.

Ya se acercaba la hora de la Navidad de nuevo. Y el oropel y el acebo estaban decorando la farmacia. Y los compradores estaban todos muy alegres, con bufandas y guantes de colores alegres. Pero todavía nadie compró Wolstencroft, que se sentía extraordinariamente triste y solo, sentado por encima de las tarjetas de Navidad y papel de embalar.

 

Es mi nombre, decidió con tristeza, y una lágrima rodó por su mejilla peluda. Lo odio. Y lo mismo ocurre con todos los demás. Ojalá me llamara otra cosa que Wolstencroft.

 

Entonces, una noche muy helada, cuando las estrellas brillaban en el cielo nocturno y copos de nieve danzaban delante de las ventanas, un niño y su padre entraron en la tienda.

“Hey mira esto”, dijo el papá cuando notó el nombre de la etiqueta de Wolstencroft. “Este oso de peluche tiene el mismo nombre que tú”

“¿Qué?” El niño gritó con sorpresa. “No creía que nadie más en toda gran mundo pudiese llamarse Wolstencroft.”

Y al igual que Wolstencroft el oso, estaba empezando a odiar a su nombre.

“¿Por qué no llegan a conocerse el uno al otro?”  sugirió el papa mientras levantaba a Wolstencroft del estante.

Y el niño envolvió con sus brazos al osito de su mismo nombre y le acarició la piel suave. Y los dos se amaron desde ese mismo momento.

“Yo le amo papá, ¿puedo tenerlo para Navidad?” -le preguntó, esperanzado. Y cuando su padre dijo que sí, bailó alrededor de la tienda con Wolstencroft, casi chocando con otros compradores mientras lo hacía.

Wolstencroft realmente no era un nombre tan malo después de todo, decidieron ambos mientras giraban alrededor del árbol de Navidad que estaba en el fondo de la tienda.

Wolstencroft el oso no recordaba haberse sentido tan feliz antes. De hecho, se sentía tan repleto de alegría, que pensaba que podría estallar. Iba a un nuevo hogar. Y él sabía que este niño, que se llamaba Sten, sería su mejor amigo para siempre.

Entonces Sten le dio un abrazo tan grande que lo dejó sin respiración. Pero, por supuesto, a Wolstencroft no le importaba. Debido a que ningún abrazo es demasiado grande para un oso de peluche.