Menu
Facebook
Categories Menu

Posted by on May 9, 2015 in Cuentos |

El error de Amadeo

El error de Amadeo

Amadeo era un majadero.

No le caía bien a nadie.

Un día llegó corriendo al almacén del pueblo, gritando y presumiendo de ser muy listo.

-Cazaré todos los animales de la montaña -dijo riéndose- Entonces todos querréis invitarme, abrazarme y sacarme fotos.

-¿Acaso te has comprado un fusil nuevo, Amadeo? -le preguntó alguien.

El error de Amadeo

El error de Amadeo

-Nooo… -respondió-. Con mi navaja y un pedazo de madera me hice una flauta; eso es todo.

Todos se rieron, imaginándose a Amadeo en las montañas, tocando música para los animales salvajes.

Amadeo miró indignado a su alrededor.

-Cuando soplo en esa flauta, puedo imitar el sonido del animal que quiera: ciervos, leones, osos…

-Farolero… -gritó uno.

Amadeo, enfadado, salió del almacén y se marchó a las Montañas Nubladas con comida abundante, su flauta y una escopeta.

Dicen que penetró en un bosque de robles y con la flauta imitó el sonido de un ciervo.

En efecto, un cervatillo rojo lo oyó y salió de entre los árboles. Con mucha calma, Amadeo cargó el arma y apuntó.

¡BANG!, disparó, pero erró el tiro.

El ciervo no fue el único animal que oyó la llamada de su flauta. Un gran gato montés se acercó por entre los árboles, relamiéndose al pensar en el ciervo que se comería para cenar. Y al ver al viejo Amadeo se alegró todavía más; le mostró todos los dientes con su amplia sonrisa.

La escopeta de Amadeo estaba descargada. Rápido como un rayo, sopló en la flauta, imitando la llamada de un león. El gato montés se asustó tanto que salió corriendo por el bosque, como si le persiguiera un verdadero león.

Entonces, por entre los árboles apareció un gran león hambriento pensando que su pareja le llamaba porque había encontrado algo suculento para comer. Cuando vio al viejo Amadeo, sonrió mostrándole todos los dientes.

Veloz como el rayo Amadeo tocó la flauta para imitar el sonido del oso pardo. El león se asustó tanto que huyó a través del bosque, como si lo persiguiera un verdadero oso pardo.

El león no fue el único que escuchó la llamada del oso. Un gran oso pardo que se sentía muy solo la oyó y apareció por entre los árboles, con su gran corazón pardo lleno de amor.

Pero no encontró a su novia. Allí sólo estaba Amadeo. Sin embargo, sonrió mostrándole todos los dientes, y… ¡se lo comió de un solo bocado!

Amadeo siempre fue incauto y majadero, hasta el final.