Menu
Facebook
Categories Menu

Posted by on may 11, 2015 in Cuentos |

El Zorro Glotón

El Zorro Glotón

Un buen día, un zorro encontró una cesta de comida que unos granjeros habían dejado en el hueco de un árbol. Haciéndose tan pequeño como pudo, pasó por el estrecho agujero para que los demás animales no le vieran zampándose aquel rico banquete.

El zorro glotón

El zorro glotón

El zorro comió, comió, comió… y comió todavía un poco más. ¡No había comido tanto en toda su vida! Pero cuando terminó todo y quiso salir del árbol, no pudo moverse ni un centímetro. ¡Se había vuelto demasiado gordo para salir por el hueco! Pero el zorro glotón no cayó en la cuenta de que había comido demasiado y pensó que el árbol se había hecho más pequeño. Asomó la cabeza por el agujero y gritó:

-ISocorrooo! iSocorrooo! Sacadme de esta horrible trampa.

En ese mismo momento, una comadreja pasó por allí y, al verla, el zorro exclamó:

-Oye, comadreja, ayúdame a salir. El árbol está encogiendo y me está aplastando.

-A mí no me lo parece -rió la pequeña comadreja- El árbol es igual de grande que cuando lo he visto esta mañana. Quizá tú hayas engordado.

-¡No digas tonterías y sácame de aquí! -le chilló el zorro— Me muero, en serio.

A esto la comadreja replicó: -Lo tienes bien merecido por comer demasiado. Lo malo es que tienes los ojos más grandes que el estómago. Tendrás que quedarte ahí hasta que adelgaces… y entonces podrás salir. Así aprenderás a no ser tan glotón.

El pobre zorro tuvo que quedarse dos días y dos noches en su triste encierro. ¡Nunca jamás volvería a comer tanto!